Saltar al contenido

Todo lo que debes saber sobre la micropigmentación capilar

Micropigmentacion capilar

Si sufres algún tipo de alopecia o eres conocedor del mundo de la estética, seguro que has escuchado hablar del término micropigmentación capilar, o micropigmentación simplemente.

Se trata de una práctica estética muy habitual en mujeres, aunque cada vez más en hombres. Se puede utilizar en cejas o labios para lograr un mejor contorno, o cejas más pobladas y estéticas. Pero también se está extendiendo su uso en el cuero cabelludo para disimular algún tipo de alopecia o dar una mayor sensación de densidad capilar. En este artículo os contaremos qué es la micropigmentación capilar y cuando es más habitual su uso.

¿Qué es la micropigmentación capilar?

La micropigmentación es una técnica o especialidad de carácter estético qué consiste en la implantación de pigmentos en la dermis para dar color y diversas formas en determinadas partes del cuerpo, como los labios, ojos o la cabeza. Su objetivo es embellecer, disimular, corregir o mejorar ciertos rasgos o expresiones de la anatomía de un cuerpo, ya sea el de una mujer o de un hombre.

Es una técnica considerada como un maquillaje permanente, y su proceso es similar al de un tatuaje. Eso sí, sus resultados no son permanentes como los tatuajes. Aunque sí son duraderos. Su uso es cada vez más extendido para disimular cicatrices, zonas con alopecia o los efectos de enfermedades de la piel como el vitíligo o despigmentación de la piel.

En nuestro caso, nos centramos en la micropigmentación capilar o tricopigmentación.  Esta técnica consiste en la inyección de pigmentos en la dermis del cuero cabelludo, concretamente en una capa superficial y no tan interna como los tatuajes. Sus resultados son muy realistas a la vista de todos, ya que aporta mucha naturalidad. La micropigmentación capilar llega a imitar el origen de los folículos para que ese realismo sea mucho mayor a simple vista.

¿Para quién es recomendable una pigmentación capilar?

En general, se trata una técnica que podría aplicarse cualquier persona, tanto hombres como mujeres y tanto jóvenes como mayores. Pero hay ciertos en los que es más recomendable o en los que suele utilizarse esta técnica en mayor medida.

  • Personas que no pueden someterse a un injerto capilar: es un caso cada vez más habitual. Existen muchas personas que quieren someterse a un trasplante capilar, pero tiene muy pocos folículos en la zona donante, es decir, no tienen suficientes cabellos para poder injertarlos en la zona que sufre alopecia. Casos en los que incluso con cabello del pecho o la barba, en ocasiones utilizados en estas intervenciones, no pueden completar un injerto capilar con buenos resultados. En estas situaciones la micropigmentación capilar puede volver una buena solución, aunque no permanente como un trasplante de pelo.
  • Para alopecias parciales: existen muy diferentes tipos de alopecias, además de la conocida alopecia androgénica o androgenética. En ocasiones se producen alopecias parciales, solo en ciertas zonas del cuerpo o el cuero cabelludo, relacionadas con cicatrices, estrés o exceso en el uso de determinados productos capilares. En estos casos una pigmentación capilar puede ser la solución perfecta para disimular esas zonas que han perdido pelo.
  • Trasplantes capilares con poca densidad: por último, puede ocurrirnos que nos realicen un injerto capilar con peores resultados de lo esperado y en el que nos quedamos con muy poca densidad del cabello. Para evitar esto puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a encontrar la mejor clínica adaptada a tus necesidades, gracias a nuestro Certificado de Excelencia Samson. Pero si ya te ha ocurrido, una micropigmentación puede disimular durante un tiempo esa falta de densidad.

Principales preguntas sobre la micropigmentación capilar

Preguntas sobre la micropigmentacion capilar

La tricopigmentación es todavía una gran desconocida por la mayoría de vosotros. Pero poco a poco se está convirtiendo en una técnica muy utilizada. Pero sigue generando muchas dudas, os intentaremos resolver las más habituales o importantes:

¿Cuántas sesiones deben realizarse?

La cantidad de sesiones necesarias para conseguir el resultado más óptimo, dependerá de cada paciente. De sus características personales y corporales, de su tipo de piel y de las zonas en las que se va a aplicar. Las expectativas de cada uno, es decir, lo que quiere conseguir con la aplicación de una micropigmentación capilar también influirá.

Habitualmente se realiza una primera sesión, tras haber realizado una primera cita de conocimiento y estudio del paciente y sus necesidades. Después, suele repetirse a los 30 días y en ocasiones una tercera sesión pasados 2 meses.

¿Cuándo empiezan a ser óptimos los resultados?

Normalmente debe pasar un mes para ver los resultados definitivos. Durante los primeros días, el color de la pigmentación será mayor o más oscuro. Con el paso de las primeras semanas ese color se va perdiendo para finalmente adoptar el tono que queremos conseguir. Esto ocurre como decimos, pasado un mes aproximadamente.

¿Cuánto duran los efectos de una micropigmentación capilar?

El tiempo que puede durar una pigmentación capilar depende de diferentes variables, aunque se estima que al menos es de 2 años. Puede durar incluso hasta 4 o 5 años. Depende de cada persona, su anatomía, su tipo de piel, el cuidado que hagan de dicha piel y el cuero cabelludo.

Durante ese proceso de varios años, nuestra piel aunque no nos demos cuenta, se regenera o al menos lo hacen nuestras células. Estas van expulsando los pigmentos que hay en las capas superficiales de nuestra dermis. Pero esta renovación o regeneración de la dermis tampoco se puede determinar exactamente. Depende de los factores antes comentados, pero también de la frecuencia de lavado del cuero cabelludo, los productos utilizados, la alimentación y el estilo de vida o la edad de la persona. Todo influye de alguna manera.

Como decimos, la micropigmentación capilar no es una solución definitiva, como sí lo es un injerto capilar. Esta pigmentación depende de muchos factores, y se estima una duración de entre 2 y 4 años.