Saltar al contenido

Zona donante, lo más importante de un injerto capilar

Zona donante lo más importante de un injerto capilar

Hoy os queremos hablar sobre la zona donante de un injerto capilar y su gran importancia. Antes de continuar es posible que hayáis llegado aquí sin conocer qué es esto de la zona donante, pues bien, es la zona de la cabeza de la que se extraen los folículos pilosos que posteriormente se injertan en la zona receptora, aquella que sufre la alopecia. La zona donante es la zona que no sufre calvicie y cuyos pelos por tanto, está sanos. Normalmente se conforma por la nuca y los laterales de la cabeza. Y obviamente la zona receptora suele situarse en la parte frontal de nuestro cuero cabelludo.

Ya conocéis qué es la zona donante, pero ahora hay que tener en cuenta muchas cuestiones sobre dicha zona, que a priori no conocemos, pero que son de vital importancia a la hora de someternos a un trasplante capilar.

¿Qué debemos conocer sobre nuestra zona donante?

Lo primero que debemos ¡saber es que cada zona donante es diferente, es decir, cada persona tiene un tipo de cabello diferente, una abundancia distinta, etc. También es clave tener en cuenta que el cabello extraído de esta zona, no volverá a crecer aquí, si no que lo hará en la zona receptora del implante, que es lo que obviamente buscamos. Además, y esto es muy importante, hay que saber que la zona donante no es ilimitada, por lo que no podremos estar extrayendo sus folículos toda la vida.

Por todo ello, y como siempre insistimos, antes de someternos a un injerto capilar deberíamos realizarnos un estudio de nuestro cabello. Y la propia clínica debería ser la encargada de ofrecer este servicio y de hacerlo, obviamente. Pero no siempre es así. ¿Para qué sirve este estudio? Pues básicamente para conocer nuestro cabello, cómo es, cómo crece y cómo se distribuye. Antes del trasplante capilar el médico debería saber cómo distribuir la extracción de los folículos pilosos de la zona donante para que no se note esta pérdida. Además, debería estimar el número de folículos que va a extraer y cómo los va a injertar y distribuir en la zona receptora. Este es el trabajo profesional que debemos exigir y que desde Samson le damos toda la importancia que tiene, dentro de nuestro Certificado de Calidad, gracias al estudio de miles de clínicas en todo el mundo.

¿Qué se considera como una buena zona donante?

Buena zona donante

Los parámetros principales que se tienen en cuanta para determinar si tenemos una buena zona donante o no son: la densidad del cabello, es decir, el número de folículos por cm2; la cantidad de pelos de cada folículo; y el grosor y color del cabello, normalmente lo mejor es que sea grueso y oscuro.

Una zona donante perfecta contaría con una gran densidad de cabello, es decir mucha acumulación de pelos en la nuca y los laterales de la cabeza, crecerían 3 o 4 pelos por cada raíz folicular y serían gruesos y oscuros. Pero no hay que preocuparse si alguno de estos parámetros no los cumplimos, si por ejemplo tenemos un cabello algo fino, pero contamos con una buena densidad y la cantidad suficiente de pelos en cada folículo, también se puede considerar como una buena zona donante.

Problemas que nos podemos encontrar en un injerto capilar

Los principales problemas que nos podemos encontrar en una zona donante tras el trasplante capilar son una zona mal distribuida y que a simple vista podamos observar zonas con menos densidad, incluso con calvas, o una extracción de demasiados folículos que provoque quedarnos con poco cabello en general.

Esto puede derivarse de una mala elección de la clínica o doctor, alguien sin experiencia  que previamente no haya estudiado nuestro cabello o no preste atención a la importancia de la extracción. O bien puede deberse a nuestra insistencia en que nos hagan un injerto con todos los folículos posibles, sin importarnos la zona donante. Hay que tener mucho cuidado y saber que aunque no nos extraigamos miles y miles de folículos, es posible realizarnos un trasplante de pelo con menos folículos pero mejor distribuidos, sin que se note y llegando a estar muy satisfechos con el pelo en la zona receptora.

Para ello, volvemos a insistir en la importancia de realizarnos un estudio previamente y de exigir a las clínicas que tengan muy en cuenta la distribución del cabello, tanto en la extracción como en la colocación de los folículos.