Saltar al contenido

¿Qué es el efecto shedding y cuánto tiempo dura?

efecto shedding

Si te has sometido a un injerto capilar o tratamientos con Minoxidil o Finasteride, seguro que estás familiarizado con el término shedding o efecto shedding. Y es que se trata de un proceso que ocurre habitualmente tras varias semanas después de realizarte o comenzar estos tratamientos. Además de efecto shedding, también es conocido como shock loss o efluvio telógeno.

Si nunca has oído hablar de ello y lo estás sufriendo o quieres saber qué es exactamente y por qué se produce, te contamos todo lo que necesitas conocer.

¿Qué es el efecto shedding y por qué viene provocado?

Lo primero de todo es definir el shedding. Es un término que proviene del verbo to sheed en inglés, que podríamos traducir como desprenderse. Y eso es precisamente lo que ocurre con este proceso. El cabello que está creciendo o generándose de nuevo, se vuelve débil y termina cayéndose.

Pero no hay que confundir este término con la caída de pelo que provoca una alopecia. Porque ese cabello realmente solo está sufriendo una transición. El folículo piloso, es decir la raíz del cabello injertado o sometido a tratamientos, pasa a una fase de reposo y con el tiempo volverá al periodo de crecimiento normal.

Sabemos que para muchos esta fase puede suponer una gran problemática, ya que los resultados de una intervención o tratamiento parecen no ser positivos, incluso el cabello puede llegar a tener un aspecto peor. Pero es algo normal, que nos ocurre a todos en mayor o menor medida. Y pronto podrán verse los verdaderos resultados.

El efecto shedding tras un injerto capilar

efecto shedding despues de un injerto capilar

El temido shock loss o efecto shedding es muy habitual tras un trasplante capilar. Aproximadamente a partir de la tercera semana desde la intervención, suelen comenzar a caerse los primeros pelos que han crecido. Este proceso puede durar días, semanas, o incluso meses, por lo que suele ser una época dura psicológicamente. A todos nos gustaría vernos con el cabello que queremos desde el primer día, pero debemos ser pacientes y ser conscientes de que este proceso es normal.

En el caso de los injertos capilares, se producen dos procesos que provocan que después se produzca el shedding. Por un lado los folículos pilares trasplantados se ven privados del riego de sangre durante un cierto tiempo. En técnicas como el DHI este tiempo se reduce, ya que los folículos se extraen y se injertan con la misma aguja y transcurren muy pocos segundos entre una acción y otra. Pero en otras técnicas, los cabellos extraídos se van almacenando y posteriorme son injertados. Por otro lado, el cuero cabelludo es sometido a mucho estrés durante la intervención. Algo que también provoca que posteriormente los primeros pelos que crecen acaben cayendo.

No hay un tiempo establecido de duración del shock loss. Dependerá de cada caso particular. Incluso, en algunos caso ni siquiera ocurre, pero eso no debe preocuparnos, ya que los resultados serán igualmente óptimos se produzca el efecto shedding o no.

El shedding en tratamientos con Minoxidil o Finasteride

Si todavía no has optado por un injerto capilar, o si combinas este con tratamientos con lociones como Minoxidil o pastillas como Finasteride, debes saber que al comenzar estos tratamientos también puede producirse una fase de shock loss.

Igualmente, dependerá de cada persona y tratamiento, pero es posible que aparezca, tanto en hombre como en mujeres. Se produce porque algunos folículos pilosos afectados por la alopecia ya tienen cabellos demasiado finos y en una fase de caída temprana.

Esto puede ocurrir durante los primeros 4 meses de un tratamiento con Minoxidil.  Pero debería remitir después, si no es así consulta con tu médico. En el caso de los tratamientos con Finasteride, puede ocurrir al comenzar el tratamiento, pero suele remitir a las pocas semanas, en caso de producirse.